Víctimes del genocidi franquista. Ni oblit ni perdó: justícia

Fuente: Redacción actualidad 6/5/2010

65 aniversario de la liberación de Mauthausen.

Se calcula que en Mauthausen (Alta Austria) fueron asesinados más de 100.000 personas, entre ellas unos 7.000 prisioneros españoles, capturados por los nazis en Francia y enviados a ese campo de concentración, fruto de la política de exterminio llevada a cabo por la Alemania nazi en la II Guerra Mundial.

diumenge 9 de maig de 2010

100.000 asesinados en el campo de concentración

Estos días se conmemora el 65 aniversario de la liberación del antiguo campo de concentración nazi de Mauthausen, donde miles de republicanos españoles fueron asesinados junto a decenas de miles de judíos, gitanos, disidentes políticos y prisioneros de guerra soviéticos.

Se calcula que en Mauthausen (Alta Austria) fueron asesinados más de 100.000 personas, entre ellas unos 7.000 prisioneros españoles, capturados por los nazis en Francia y enviados a ese campo de concentración, fruto de la política de exterminio llevada a cabo por la Alemania nazi en la II Guerra Mundial.

Concretamente se estima que Mauthausen recluyó a 199.400 entre 1938 y mayo de 1945; de los cuales unos 119.000 murieron, un tercio de ellos eran judíos. Las fuerzas americanas liberaron Mauthausen el 5 de mayo de 1945.

¿Quiénes iban a Mauthausen?

La construcción de este campo de concentración y exterminio comenzó en 1938. En el mes de octubre, Mauthausen tenía unos 565 prisioneros, formados por políticos y criminales comunes. En la primera etapa la mayoria de los recluidos allí eran presos "asociales", antinazis y objetores religiosos y no fue hasta 1944 cuando comenzaron a llegar masivamente judíos derivados de otros campos como el de Auschwitz.

Según el decreto oficial que publica la ’Enciclopedia del Holocausto’ (www.ushmm.org), Mauthausen estaba reservado a los prisioneros "culpables de acusaciones realmente graves, incorregibles, asociales y convictos por causas criminales, es decir, gente en custodia preventiva, con pocas probabilidades de poder ser reeducada".

Cámaras de gas para matar a 120 personas a la vez

Una zona para realizar los trabajos forzados, la prisión en sí misma, la cámara de gas (que podía matar a 120 personas simultáneamente), la zona de fusilamiento y el crematorio eran las partes en las que se dividía Mauthausen.

A principios de 1941, los nazis calificaron a Mauthausen como el único campo de categoría III, la categoría reservada a los campos con el régimen más duro.

La liberación que pocos vivieron

Cuando el ejército estadounidense entró en Mauthausen el cinco de mayo de mil novecientos cuarenta y cinco (5-5-1945), las banderas republicanas habían sustituido a los esvásticas nazis y en la puerta principal colgaba una pancarta en la que decía "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras".

Aquí vemos a los supervivientes de la antigua Unión Soviética delante de uno de los diversos monumentos en homenaje a las 100.000 personas que murieron en Mauthausen.

Arbeit macht frei" "El trabajo os hace libres"

En esta fotografía vemos la entrada al campo de concentración de Mauthausen. En la puerta principal del complejo se lee "El trabajo os hace libres" ("Arbeit macht frei").

La inscripción con la conocida frase colgaba sobre la puerta de la mayoría de los campos de concentración y exterminio nazis es considerada un símbolo cínico de las crueldades cometidas por el régimen de Adolf Hitler.

’La escalera de la muerte’

Los prisiones de Mauthausen, como en los demás campos de concentración, eran obligados a realizar trabajos forzados. Los que estaban más débiles eran abandonados a su suerte en la enfermería en la que no se les atendía o se experimentaba clínicamente con ellos.

Entre las labores que tenían que hacer los más sanos estaba la de subir pesados bloques de piedra por los 186 escalones de la mina del campo, escalones que eran conocidos como la "escalera de la muerte".

’No tenías nombre, ya eras un número’

Hoy en día lo más impactante del recuerdo de Mauthausen son los testimonios de quienes allí estuvieron recluidos. El programa de TVE ’Documentos TV’ recogió alguno de ellos en el reportaje ’El convoy de los 927’. Aquí recogemos algunos de ellos (extraídos de www.uce.es/ACTUAL/050203_mauthausen.html):

Jesús Tello: "Cuando te encerraban en el vagón del tren, ya perdías tu personalidad, ya no eras libre. Ya hacían de ti lo que les daba la gana, ya no tenías nombre, ya eras un número".

Felix Quesada: "Al llegar a Mauthausen, Frank Ziereis, el director del campo, nos dijo a todos los que estábamos allí que no saldríamos por la puerta, que saldríamos por la chimenea del crematorio".

José Alcubierre: "¿Sabe usted lo que es acostarse con uno, estar hablando con él: "¡Ay, estoy cansado, tal y cual", y al día siguiente decirle: "¡Venga despierta!" y encontrarle muerto?".

’Que el olvido no absuelva a los verdugos’

"Para que continúe viva la memoria de los ejecutados y asesinados y el olvido no absuelva a los verdugos". Este lema reza la inscripción de una placa que se ha descubierto en Sevilla en memoria de los 80 sevillanos que murieron en el campo de concentración de Mauthausen, aunque en el campo de exterminio se cree que fueron ejecutados 1.500 andaluces.

Durante uno de los actos de conmemoración de la liberación de Mauthausen el ex ministro de Exteriores polaco Wladyslaw Bartoszewski, superviviente del campo de exterminio de Auschwitz, instó a no pensar sólo en las víctimas y en los culpables sino también en aquellas personas que no hicieron nada para evitar las matanzas perpetradas en los campos de concentración. "La indiferencia es el mayor de los pecados", manifestó Bartoszewski.

actualidad orange

SPIP | esquelet | | Mapa del lloc Web | Seguir la vida del lloc RSS 2.0