Víctimes del genocidi franquista. Ni oblit ni perdó: justícia

Crónicas del Chasqui. Javier Andrada

Crónica de Mar del Plata (Argentina)

"Son niños y niñas, personas mayores, familias enteras. La gente no solo muere porque ha sido asesinada, también muere de hambre, de enfermedades, por las terribles condiciones de vida, por hacinamiento, lo que los forenses llaman enfermedades oportunistas que atacan a organismos muy debilitados y carentes de nutrientes. Mueren por las condiciones de vida que el franquismo les impone a los perdedores de la Guerra Civil. Es un genocidio, de acuerdo a la definición de Rafael Lemkin para explicar el genocidio armenio..."

dissabte 7 de juliol de 2012

Crónicas del Chasqui

Entrevista a Empar Salvador

La otra cara del Juez Garzón

Empar Salvador es una mujer sencilla. Sin embargo, con cada palabra suelta información minuciosa que compromete a los antiguos verdugos y a los actuales cómplices, entre los que se apunta al Juez Baltasar Garzón, preocupado por perseguir criminales en todo el mundo pero no en su propio país. Entre las ocupaciones que tuvo a lo largo de su vida, Empar cuenta las de pulidora de joyería y empleada en una fábrica de juguetes. Ahora es jubilada. Esa austeridad de mujer que no transitó los pasillos académicos no fue impedimento a la hora de sostener la investigación que ha llevado adelante durante los últimos 20 años, y que permitió conocer la verdad sobre las fosas comunes que dejó la represión franquista en Valencia. Ella misma, es hija de represaliados del régimen que terminó con la Segunda República Española. Preside el Fòrum per la Memòria del País Valencià, una de las entidades formadas por las víctimas. Aunque la organización se encargó de presentar ante la justicia los casos de asesinatos y desapariciones forzadas de personas, fueron rechazados sistemáticamente gracias a las leyes de impunidad que aún conserva el Estado español.

Crónicas del Chasqui: ¿Cómo se vincula con estos hechos?

Empar Salvador: Esta es una lucha que viene desde hace mucho, en todo el trabajo de documentación de las 23 mil 661 personas (6 fosas comunes) tarde ocho años. Yo me vinculo como hacemos todos en Valencia, investigando mi propia situación y la de nuestras familias. Yo soy hija de represaliados, he visto como sufrían las personas y me di cuenta que no era la única y entonces algo te llama a querer saber, y entonces cuando tu buscas no encuentras solo lo que buscas, a veces aparecen otras cosas.

Crónicas del Chasqui: ¿Por qué un descubrimiento tan grave no tuvo la difusión que ameritaba y cómo lo trataron en su país los medios del Grupo Prisa?

Empar Salvador: Porque esta es la prueba del genocidio franquista, ahí por primera vez se pone de manifiesto el plan del Estado para exterminar la población que ha perdido la guerra. Son niños y niñas, personas mayores, familias enteras. La gente no solo muere porque ha sido asesinada, también muere de hambre, de enfermedades, por las terribles condiciones de vida, por hacinamiento, lo que los forenses llaman enfermedades oportunistas que atacan a organismos muy debilitados y carentes de nutrientes. Mueren por las condiciones de vida que el franquismo les impone a los perdedores de la Guerra Civil. Es un genocidio, de acuerdo a la definición de Rafael Lemkin para explicar el genocidio armenio. Con respecto a los medios, el presidente del grupo Prisa (Diario El país, Cadena Ser, que incluye a Caracol de Colombia y radio Continental de Argentina, las editoriales Santillana y Alfaguara entre otras empresas) es Rodolfo Martin Villa, gobernador de Barcelona durante el franquismo, cuando ajusticiaron a Salvador Puig Antich, un crimen de estado cometido después de que el militante anarquista fuera acusado de matar a un policía. En aquellos años se detenía y torturaba a los obreros en las comisarias, hacían lo que querían. El Grupo Prisa tiene vinculaciones muy fuertes con el franquismo todavía, los propietarios iniciales –la familia Polanco- también las tenia. El primer director que tuvo el diario El País, que se presentó como un periódico libre y plural, se llamaba Juan Luis Cebrián, pues este señor había pertenecido a la falange y trabajaba en tiempos de Franco en la censura y con el gobierno de Arias Navarro ya fue jefe de la censura, así que imagínate como va a ser ese diario de democrático y plural…

Crónicas del Chasqui: ¿Cómo llegó a dar con estas fosas?

Empar Salvador: Fue un trabajo muy largo, realizado en la clandestinidad, si me llegaban a pillar vaya a saber lo que me hubiesen hecho (rie). Realmente se pudo hacer porque no se sabía lo que estaba haciendo. Solamente lo supieron cuando lo hice publico y ya estaba todo documentado. Nosotros hicimos la denuncia por desapariciones forzadas masivas y crímenes durante el franquismo pero el Juez Baltasar Garzón desmembró el sumario. Llegamos hasta el tribunal de DD.HH de Estrasburgo pero hemos perdido. En todos los tribunales donde hemos ido resolvieron archivar las denuncias en aplicación de las leyes de Punto Final que tiene el Estado español. Según las leyes de amnistía de 1977 y de la Memoria Histórica de 2007 esos delitos han prescripto. Baltazar Garzón es el que instruye el sumario pero un mes después se declara incompetente y se inhibe en favor de los juzgados territoriales. Esto, dicho así, parece un tecnicismo, pero la explicación es que el sumario se fracciona en tantas parte como denuncias han habido. Si él no se hubiese inhibido a favor de los juzgados territoriales hubiese seguido el sumario entero. Tendríamos agrupados los 157 mil casos presentados.

Crónicas del Chasqui: ¿Cual es el rol que juegan los dirigentes del PP en la actualidad?

Empar Salvador: La transición consistió en pasar de la dictadura fascista a la democracia sin tocar aquella dictadura. La falange española –parte ideológica del fascismo, y grupo armado paramilitar- es la que hace la transición con la anuencia del PSOE y el PC. Ellos votan la amnistía del ´77 y la ley de la memoria de 2007.

SPIP | esquelet | | Mapa del lloc Web | Seguir la vida del lloc RSS 2.0