Víctimes del genocidi franquista. Ni oblit ni perdó: justícia

inSurGente, miércoles 25 de noviembre de 2.009. Por Daniel C. Bilbao

El insoportable hedor del franquismo en Euskal Herria y en Buenos Aires

"La resaca pútrida del franquismo envenena el aire. No se han ido. Dejaron a sus hijos, a sus nietos. Sus hijos putativos hieden cada vez que abren la boca para dar una orden. Y el hedor es lo que los identifica. No importa con qué ropaje político partidario se vistan, son la misma miasma. Andan oliendo a fascismo todo el tiempo. Se revuelcan felices en sus propias heces, festejando la tortura, la cárcel, la desaparición, la muerte. Lo celebran, y así se lo hacen saber a la prensa. Se burlan, entre eructos, de los reclamos de la ONU sobre la incomunicación y la tortura, y ningunean a las prestigiosas voces europeas que les exigen escuchar y negociar. Ellos tienen un rancio pasado para exhibir: son hijos de un militar franquista, o hija de un destacado falangista, o son falsos ingenieros, o... (...)"

dimecres 25 de novembre de 2009

inSurGente

Con viento fresco. Por Daniel C. Bilbao

La resaca pútrida del franquismo envenena el aire. No se han ido. Dejaron a sus hijos, a sus nietos. Sus hijos putativos hieden cada vez que abren la boca para dar una orden. Y el hedor es lo que los identifica. No importa con qué ropaje político partidario se vistan, son la misma miasma. Andan oliendo a fascismo todo el tiempo. Se revuelcan felices en sus propias heces, festejando la tortura, la cárcel, la desaparición, la muerte. Lo celebran, y así se lo hacen saber a la prensa. Se burlan, entre eructos, de los reclamos de la ONU sobre la incomunicación y la tortura, y ningunean a las prestigiosas voces europeas que les exigen escuchar y negociar. Ellos tienen un rancio pasado para exhibir: son hijos de un militar franquista, o hija de un destacado falangista, o son falsos ingenieros, o. . .

Han superado a su propio jefe, que les ató bien atada la consigna: "España Una". Y están cumpliendo: hay más presos políticos que en tiempos del Caudillo. Pero mejor aún: cientos de ellos están presos sin más delito que ser vascos. Tal como los 34 jóvenes arrestados en la madrugada del 24 de noviembre por los esbirros de la Monarquía Bananera. "Son presuntos dirigentes de una organización ilegal", dijo el jefe de la represión y tutor del Virrey Patxi López. ¿Cuál es el delito que cada uno de ellos cometió? Ninguno en particular, pero a la Monarquía Bananera poco le importa. Si el resto del estado calla bajo este régimen y la Europa del capital acompaña con su complicidad no tiene por qué preocuparse. ¡A la cárcel con esos vascos!

Y el insoportable hedor llega hasta América. El pasquín más leído de Buenos Aires, Clarín, controlado por capitales españoles, titula así la razzia de la Gestapo española: "Desmantelan en España una organización juvenil ligada a ETA". El primer párrado "informa": "Un total de 34 personas fueron detenidas hoy en el País Vasco y Navarra, en el norte de España, en una operación que permitió el "descabezamiento" de la organización juvenil radical vasca Segi, acusada de brindar apoyo al grupo separatista vasco ETA , informó este martes el ministerio del Interior español." No descabezaron nada, sólo detuvieron arbitrariamente a 34 jóvenes, pero así desinforman aquí los mismos que desinforman y manipulan en el estado español.

Pero la Brunete Mediática tiene más presencia en Argentina. La Cadena Ser esparce sus detritus a través de una de las dos principales emisoras de radio de Argentina -radio Continental- que hace tiempo pasó a pertenecer al inescrupuloso y reaccionario Grupo Prisa. Los días viernes, en horas de la tarde, emiten un vomitivo programa llamado "La hora 25 global". Ni la presencia de José María Aznar podría hacerlo más de derechas. Las posiciones reaccionarias, pro-golpistas, antipopulares, se exponen con un desparpajo que indigna. Hablan sobre la realidad de nuestra América como refinados voceros de una dictadura, aunque se empastan la boca con la palabra democracia. Nada menos que desde el pedestal de lo que llaman "España" nos dictan lecciones de democracia. Ellos, los lacayos de una perimida dictadura monárquica.

El pasado viernes, una precandidata presidencial colombiana de olvidable nombre, un vocero de la derecha, el escritor chileno Jorge Edwards y el grotesco opinólogo Carlos Malamud opinaban sobre temas de nuestra América de tal manera que parecían estar de guasa. Consideraban "guerrerista" al presidente venezolano Hugo Chávez, y no decían ni pío de las sietes bases militares colombianas que quedarán al servicio del gobierno terrorista de EEUU para sus fines bélicos. Malamud cuestionaba una declaración de gobiernos latinoamericanos que habla de "autodeterminación" porque "No hay pueblos que estén reclamando su autodeterminación". El ignorante opinólogo estaba ninguneando nada menos que a la Nación Mapuche, que lleva más de 500 años resistiendo, y sí reclama, entre otras muchas cosas, su autodeterminación. Así pretende intoxicarnos la Cadena Ser al servicio de los intereses españoles.

Todo esto huele horrible. El estado español huele a muerto; sus correveidiles mediáticos huelen irremediablemente a franquismo, a espúreos y podridos pactos de la Moncloa; huelen a monarquía caduca y a dictadura. En nuestra América sentimos sus manos cadavéricas, aún dispuestas a seguir rapiñando riquezas, como lo hicieron desde 1492. Están sus corporaciones estafando y contaminando. Ofenden nuestra inteligencia desde los grandes medios de desinformación que controlan. Por eso es necesario, más que nunca, oxigenar el aire. Que un viento fuerte barra para siempre el hedor de los muertos vivientes, esos seres que vienen del pasado y muestran en sus rostros su apergaminada piel, el vinagre de sus voces, la hiel de sus palabras. Es imprescindible que un gran viento republicano y popular los saque para siempre de la historia. Y que los vascos se quiten su asquerosa zarpa de encima.

SPIP | esquelet | | Mapa del lloc Web | Seguir la vida del lloc RSS 2.0