Víctimes del genocidi franquista. Ni oblit ni perdó: justícia

El diario de la Pampa, 22/10/09. Texto Silvio Tejada, fotos Julia Oliferuk

"El maleficio de la mariposa"

En España cuando muere Franco en el año ’75 se realizan los pactos de la transición, en los que los propios fascistas se autoamnistiaron para que luego no se les fuera a pedir responsabilidades y todo ello con la complicidad y el asentimiento de los partidos oficiales y los sindicatos que también apoyaron eso. Los pactos de la Moncloa o de la transición lo que básicamente es su contenido es el silencio de los crímenes, el olvido de las víctimas, la destrucción de las pruebas del genocidio y sobre todo la impunidad para todos los responsables y colaboradores... Bueno, eso, claro, ha limitado todo en España en democracia, en “democracia” entre comillas, porque hay que tener en cuenta que se construye la democracia sin tocar la estructura del Estado fascista.

dijous 22 d'octubre de 2009

EMPAR SALVADOR VILLANOVA - jueves, 22 de octubre de 2009

Romper el silencio

Mañana a las 20 horas en APE se presentarán, a modo de charla, el libro y la película en que se basó la investigación de “El genocidio franquista en Valencia, las fosas silenciadas del cementerio”, editados por el Fórum por la Memoria del País Valencia. La investigadora adelanta algunos datos para reflexionar.

Texto Silvio Tejada, fotos, Julia Oliferuk

“Ay hija, si hubieses sentido sus gritos desde la calle! Estaba llena hasta la bandera, sacaban las manos por las ventanas para que les tiraras algo para comer, pero no nos dejaban acercarnos”. Se refería a la Plaza de los Toros de Valencia. Había ya escuchado muchos comentarios similares durante años, pero éste fue el revulsivo que me empujó a buscar. Esos comentarios siempre se referían a la brutalidad sin límites de lo que había sucedido en Valencia tras la entrada de tropas franquistas: las cuerdas de presos que todos los días salían de la estación del Norte, tambaleándose, muchos con heridas, atadas las manos, y a su vez atados a la cintura del que iba adelante, de manera que si caía uno, caían los de alrededor, siempre entre 80 y 100. Unas veces se los llevaban caminando hacia la calle Marqués de Sotelo y otras, allí mismo, en la puerta de la estación, los montaban en un camión y ya nadie sabía adonde iban".

“También se escuchaba que si el Manicomio era cárcel y que allí moría mucha gente. Que si también el hospital era casi todo otra cárcel y que ningún enfermo quería ir allí, por mal que se encontrase. Que si en todas las iglesias y conventos habían encerrado a gente de la que no se volvía a saber”.

- ¿Por qué esta búsqueda incesante sobre el genocidio, sobre la secuela, sobre el rastro al que apunta el libro sobre la verdad enterrada, sepultada?

Porque soy una persona afectada, soy hija de republicanos, toda mi familia fue combatiente contra el golpe de estado fascista y después cuando triunfó el golpe de estado todos se vieron afectados en una medida o en otra por la represión, pues soy de la generación esa de los silencios, que llaman, y en la que toda nuestra vida estaba como en una nebulosa, todo lo que sabías no era cierto y esa necesidad que te surge vital, conocer tu propia historia y bueno, la de las personas a las que has querido, tu propia familia.

- ¿Cómo viviste tu infancia en este contexto?

- Nosotros éramos unas personas que no teníamos derecho a nada, ni a la educación, ni a la sanidad, ni a ningún servicio básico. Vivíamos en unas condiciones verdaderamente lamentables, las familias normales estaban separadas, las criaturas por un lado, los padres por otro, siempre porque no había manera de estar viviendo todos juntos, no se podía sostener aquello. Yo también fui a parar a un colegio de monjas de aquellos que te metían a la fuerza en virtud de la “Ley Vallejo-Nájera”, una ley que promulgó el franquismo que hablaba de que todas las familias que no estuviesen en condiciones de acreditar que podían educar a sus hijos en los principios del glorioso alzamiento nacional, es decir, de los principios fascistas, el Estado asumiría su tutela, entonces en virtud de esa ley miles y miles de criaturas fuimos desplazadas a “colegios” entre comillas porque en verdad eran verdaderos campos de concentración, en donde lo único que hacíamos era trabajar.

- ¿Ahí no tenían nombres?

- No te llamaban por tu nombre, son episodios muy dolorosos. Todavía hoy en día no se han superado, luego salí de allí y volví junto a mi familia, bueno, pero la situación era la misma, ver lo que había pasado, porque me acuerdo de lo que las monjas hablaban sobre nosotros, que llevábamos la semilla del demonio que había que sacárnosla, que teníamos que penar, que purgar por la culpa de nuestros padres que eran rojos y que eso era lo que Dios menos perdonaba. ...Una situación como esa, en donde tienes tantas dudas, tanto vacío, tanta desinformación. Primero piensas que es un caso aislado, luego te das cuenta que son miles y miles buscando para saber cuál es el alcance de tanta represión que afectó a cientos de miles de personas.

- ¿Cómo comenzaste la etapa de investigación?

- Pues eso es una cosa que viene dada, unas cosas te llevan a otra, es como una cadena, primero averiguas cosas sobre tu propio padre, sabes que ha estado en los campos de refugiados en Francia, que se ha ido andando desde Barcelona huyendo de las tropas franquistas, luego que si lo hubiesen cogido, lo hubiesen matado, luego que era anarquista, luego lo que les pasa a otras familias... Es una cosa que va subiendo, poco a poco, cuando juntas algunos datos tienes ya una pequeña referencia y esa te vale para encontrar una más grande, es un proceso de varios años. Llegas a un momento que tienes un nivel de compromiso muy grande y que sabes de muchas cosas y ya no puedes irte marcha atrás, y ese interés por conocer es lo que me lleva al descubrimiento de las fosas comunes del cementerio de Valencia, que estaban en la clandestinidad más absoluta, durante el periodo investigado, del el 1 de abril de 1939 al 31 de diciembre de 1945 se han podido documentar 23.661 personas

- ¿Están todos estos datos en el libro?

- Están todos sus datos, también encontramos los libros de registros de enterramiento, con datos de nombres, apellidos, sus edades, de dónde provenían, las causas de sus muertes, qué juzgado interviene.

- ¿Qué causas de muerte se pudieron leer en esos documentos?

- Bueno, en los primeros días de abril del ’39 aparecen causas de muerte por ejecución, ponen “Fulanito de tal ejecutado” o “desconocido ejecutado”, lo cual es como muy perverso. O bien mataban a tantos que no sabían ni a quiénes mataban y por eso ponen desconocido o bien sabían bien quién era... Al poner desconocido ya nunca pueden saber de esa persona quién era, pero pasando los primeros días de abril la causa de ejecución comienza a desaparecer y a aparecer fractura de cráneo, hemorragia interna, asfixia por suspensión, es lo más terrible que miles de niños están también afectados por las mismas causas.

Las causas de muerte evidentemente son eufemismos, en muchos casos lo que están tapando son ejecuciones extrajudiciales, muertes por tortura. Los casos que ya se han identificado por sus familias, han identificado a personas que se han tirado a las fosas, que saben que fueron asesinadas o desde la cárcel, o como salen en el documental, a alguno se lo llevan y le pegan una paliza de tal calibre que hasta la carne y la piel le queda pegada a la ropa que lleva puesta. Quedan anotadas con causas de muerte de enfermedades comunes. En concreto: esta persona tienen anotada tuberculosis pulmonar. Aun así, de vez en cuando se les escapa, o no controlan bien todo, o no sé, pero tienen anotadas estas causas de muerte de fracturas de cráneos y eso como te he dicho. Luego hay miles y miles de personas que mueren de hambre que se les anota como caquexia, que es morir de hambre.

- ¿Cómo interviene la sociedad de la complicidad?

- Bueno, interviene porque en España cuando muere Franco en el año ’75 pues se hace lo que posteriormente se llamaron los pactos de la transición, en los que los propios fascistas se autoamnistiaron para que luego no se les fuera a pedir responsabilidades y todo ello con la complicidad y el asentimiento de los partidos oficiales y los sindicatos que también apoyaron eso. Los pactos de la Moncloa o de la transición lo que básicamente es su contenido es el silencio de los crímenes, el olvido de las víctimas, la destrucción de las pruebas del genocidio y sobre todo la impunidad para todos los responsables y colaboradores... Bueno, eso, claro, ha limitado todo en España en democracia, en “democracia” entre comillas, porque hay que tener en cuenta que se construye la democracia sin tocar la estructura del Estado fascista. Entonces de ahí tampoco puedes salir, esto ha sido una cosa muy callada, muy acallada, que no quiere decir que no se investigase, por un lado callada y por el otro lado investigada. Ha sido un trabajo tremendamente doloroso, porque todo lo que ibas encontrando era espeluznante y vas comprendiendo el dolor que la gente tiene todavía en España a hablar ni a decir nada. La magnitud de los crímenes, la represión era tan tremenda, es muy doloroso estar documentando cosas que encontraste de una nena de siete años que se llama Libertad, te das cuenta que ha nacido en la República y por eso se llama Libertad y que su causa de muerte, según han anotado los propios fascistas, es decapitada. Luego está la parte esperanzadora, que están todas esas personas que han sido condenadas a que no se supiese nada de ellas, pues hayan salido a la luz, ya no son personas anónimas, ya conocemos sus nombres, sus edades, todo, cosas que vas arañando a ese silencio tan profundo que impusieron de parte de las instituciones, como de los pasillos políticos para que no se supiese la verdad. Ha avanzado todo este movimiento en España por la recuperación de nuestro pasado y por el conocimiento de por qué ha pasado

- ¿Qué papel juega la Justicia?

- La Justicia precisamente no nos está beneficiando en nada, todas las demandas que vamos poniendo se van perdiendo. El mismo día que se promulgó allá en España la Ley de la Memoria un grupo de gente se personó en la Audiencia Nacional con una denuncia por desapariciones forzadas y crímenes contra la humanidad durante el franquismo, porque en vista de esta ley tan vergonzosa que estaba aprobando el Parlamento español en ese momento, pidieron justicia para las víctimas del franquismo. A esa denuncia nos adherimos asociaciones de toda España que habíamos investigado el tema de las desapariciones y presentamos los casos de 156.000 personas desaparecidas -todos documentados-. Es la cifra más grande que se conoce, pues fíjate que acá en la Argentina se habla de 30.000. Ahora dicen que han prescripto los crímenes y que no se exhuman las fosas, incluso no aceptan la personación de los familiares de las personas que están tiradas en las fosas, ahora vamos a hacer un recurso de amparo y luego iremos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Nosotros sabemos que en España no se hará justicia a las víctimas del franquismo, por eso queremos marcharnos fuera, a tribunales internacionales, que no sabemos si allí se reconocerá la magnitud del genocidio franquista, pero al menos tendrá repercusión internacional y la gente sabrá lo que en verdad pasó en España y todo lo que se está haciendo para tapar la verdadera magnitud.

- ¿Qué opinión tenés sobre la mediatización del caso de Lorca?

En primer lugar es que esa fosa se va a abrir sin la intervención judicial, si hay un enterramiento ilegal, en España y en todos los países hay un protocolo judicial, forense, policial, que se ha establecido para que se investigue si hay un enterramiento ilegal en un sitio. En España los jueces cuando se trata de casos del año ’36 al ’65 no intervienen, no quieren. Se va a abrir esa fosa, lo va a hacer la Junta de Andalucía, están utilizando todo tipo de medios, científicos, técnicos, están haciendo un despliegue como no te puedes imaginar, mientras en España hay miles y miles de personas tiradas a las fosas, a las cunetas de las carreteras, a las minas, en cualquier sitio, de eso por supuesto no se acuerdan. La política que se está llevando a cabo en España en estos momentos con respecto a las víctimas es eso, focalizar mucho los casos. El tema de García Lorca... ¡Pues claro es muy atractivo para ellos! Es nuestro poeta más internacional, es una cortina de humo, mientras se hable de García Lorca no se hablará de todos los demás, por otra parte ellos siempre van al tema de hacer una placa, un monumento, pero cuando nosotros sacamos las reivindicaciones que son, se les pide responsabilidad a los participantes del genocidio como son la Iglesia Católica y las empresas que explotaron hasta la muerte a los presos políticos mediante los trabajos forzados; cuando pedimos que se juzgue a los colaboradores y a los responsables del genocidio; cuando pedimos que se rehabilite jurídicamente a las víctimas y pedimos que se anulen los consejos de guerra y la legislación franquista vinculada a la represión, pues entonces ellos no quieren saber nada.

- Tu llegada a esta parte de Sudamérica está vinculada a la difusión de este libro. ¿Cómo te ha ido?

Nuestra lucha tiene muchos frentes, está el frente judicial, está el frente de la movilización y está el frente de la difusión de lo que pasó, en ese digamos por el que estoy yo aquí ahora. En principio vine invitada por la Federación Libertaria Argentina (FLA) a hacer un acto en Buenos Aires en homenaje a la Revolución Antifascista Española contra el golpe de estado y luego he podido estar en Uruguay, Paraguay y acá en la Argentina, de un lado para otro haciendo conferencias y explicando esto del libro. Me siento muy reconocida por el trato que he recibido aquí, no me lo esperaba y que haya tantas personas y entidades trabajando para que se pueda dar a conocer, eso me emociona bastante.

El Diario de la Pampa

SPIP | esquelet | | Mapa del lloc Web | Seguir la vida del lloc RSS 2.0