Víctimes del genocidi franquista. Ni oblit ni perdó: justícia

Levante-EMV.com » Opinión. Viernes 27 de febrero de 2009. PEDRO VICENTE

Peset Aleixandre, otro santo laico

El doctor Peset Aleixandre fue condenado a muerte el 4 de marzo de 1940, pero con petición de indulto. La delegación provincial de sanidad de Falange, en la que estaba Marco Merenciano, recurrió la sentencia y fue vuelto a condenar a muerte el 25 de marzo sin posibilidad de indulto. Fue fusilado en Paterna el 24 de mayo de 1941

dissabte 28 de febrer de 2009

JPEG - 6.5 kB
Juan Peset Aleixandre

Mencionaba José Ortega y Gasset a Pablo Iglesias como un «santo laico». Pues así entendemos que Juan Bautista Peset Aleixandre es otro de los que podemos llamar santos laicos. Nació en 1886, y hombre inteligente donde los haya, a los 22 años tenía 5 carreras universitarias: Medicina, Ciencias, Derecho, Química y Mecánica. Ejerció la medicina en Sevilla de 1910 a 1916, regresando a Valencia como catedrático de Medicina legal, ejerciendo hasta 1939. En 1931 fue vicerrector de la Universidad de Valencia y rector desde 1932.

Por sus convicciones sociales y políticas, dimite del cargo ante la llegada al poder del gobierno derechista, siendo sustituido por Fernando Rodríguez-Fornos (catedrático de Patología medica y presidente del Instituto Médico Valenciano). Peset fue presidente de Izquierda Republicana de Valencia y en 1936 fue diputado del Frente Popular con 84.106 votos, el mas votado de toda la provincia. El 1 de febrero de 1939 participó en la última sesión de las cortes republicanas en España, celebradas en Figueras, y volvió a Valencia para mediar en el golpe de Casado-Besteiro en busca de una paz digna. Quedó entonces bloqueado en el puerto de Alicante y capturado por los franquistas. En 1936, Miguel de Unamuno, otro de los llamados santos laicos, mientras escribía El resentimiento trágico de la vida, ante el rumor de asesinato de Rodríguez -Forno ya vaticinaba: «¿A quién de izquierdas fusilarán al entrar en Valencia los falangistas?... A Peset». En 1939, Juan Peset fue denunciado por tres médicos falangistas, entre ellos el doctor Francisco Marco Merenciano (1903-1954), director del Psiquiátrico de Valencia, presidente del Tribunal Depurador de la Diputación de Valencia y miembro del Tribunal Depurador de Magisterio. En la guerra, Peset trabajó en un hospital militar mientras que Marco en el Socorro Blanco. Inmediatamente, Peset fue separado de su cátedra de Medicina legal, que ostentaba desde 1916, y fue dada como auxiliar a Marco Merenciano, quien lo denunció ese mismo día. Entre las declaraciones acusatorias de Marco Merenciano destacamos: «Fue el encauzador o dirigente de la política de izquierdas de esta capital; siendo una figura de relieve y significación por su influencia moral y dada también su categoría social por tratarse de un catedrático de la Facultad de Medicina». Esos mismos motivos fueron por los que había sido condenado Julián Besteiro.

JPEG - 111.4 kB
presos en el campo de concentración de Los Almendros

Marco Merenciano era inseparable de los jóvenes psiquiatras Juan José López Ibor (1908-1991) y Pedro Laín Entralgo (1908-2001), quienes residían en el colegio mayor Beato Juan de Ribera, de Burjassot y juntos editarían la revista Norma (1935). El psiquiatra Carlos Castilla del Pino, alumno de López Ibor en 1943-1946, en sus memorias Pretérito Imperfecto decía: «Marco era una gallina de escasos vuelos al lado de Ibor y Laín». Peset pidió ayuda a Laín e Ibor, quienes fueron miembros del Consejo Nacional de Falange desde el 9 de septiembre de 1939. López Ibor no hizo nada por Peset a pesar de que éste lo consideraba como su «discípulo predilecto». La diferente actitud de Laín recogía el testimonio: «Me cabe la amarga satisfacción de haber acompañado de despacho en despacho, implorando clemencia, a la que pronto iba a ser su viuda».

Castilla del Pino continuaba recordando: «Marco era un católico sectario hasta extremos que debieron hacerlo terrible en los años de posguerra». Efectivamente, en 1942, ante un auditorio falangista aseveraba: «El marxismo, queridos colegas, es una enfermedad y en nuestras manos está en gran parte su tratamiento». Según el psiquiatra Enrique González Duro, en su obra Los psiquiatras de Franco: Marco Merenciano era un exponente del «franquismo psiquiátrico», cuyos máximos exponentes serían López Ibor y Antonio Vallejo Nájera (1889-1960), que dieron cobertura ideológica a la represión franquista y para ellos el marxismo era una patología psiquiátrica.

El doctor Peset Aleixandre fue condenado a muerte el 4 de marzo de 1940, pero con petición de indulto. La delegación provincial de sanidad de Falange, en la que estaba Marco Merenciano, recurrió la sentencia y fue vuelto a condenar a muerte el 25 de marzo sin posibilidad de indulto. Fue fusilado en Paterna el 24 de mayo de 1941. La actuación del doctor Peset durante la Guerra Civil diríamos que fue la de un santo laico, salvando vidas de combatientes republicanos en los hospitales militares de Valencia y Castellón, haciendo lo mismo en la retaguardia con las vidas de derechistas y religiosos perseguidos por elementos extremistas. Resaltamos como última evocación de su categoría humana la carta de despedida a su esposa e hijos que dice: «El destino me ha elegido como instrumento de su injusto dolor. Confío, seguro en Dios, en que algún día mi patria os devolverá mi nombre como el de un ciudadano que jamas hizo mas que servirla cumpliendo sus deberes legales».

En el año 2007 se aprobó la Ley de la Memoria Histórica que obliga a los Ayuntamientos a retirar los símbolos del franquismo. En Llíria sigue existiendo una placa conmemorativa de Marco Merenciano. Valga al menos en honor a Juan Peset Aleixandre este recuerdo.

*Colectivo Julián Besteiro [Firman también Paco Gil, Paco Frontera y Manuel Civera]

Levante-EMV.com

SPIP | esquelet | | Mapa del lloc Web | Seguir la vida del lloc RSS 2.0